7 mar. 2012

Infierno, buseros y festival de Murphy en East Sussex

Este fin de semana me acerque a East Sussex a visitar a un viejo amigo que esta trabajando en una granja de ensueño. Mi objetivo era llegar desde Cambridge a un diminuto pueblo en la campiña inglesa llamado Five Ashes. Para ello mi centro de operaciones deberia ser el maravilloso, mas tarde maldito, pueblo de Uckfield a solo unos pocos kilometros del idilico Five Ashes. Todo parecio salir bien: tras tres horas agradables llegue, como estaba previsto, a las 12.20 a Uckfield. Y ahi empezo la Pesadilla rural en East Sussex. Si llegan hasta el final lo entenderan todo y mucho mas.

Sin sospechar lo que nos esperaba aquel dia nos saludamos con afectuoso apreton de manos y, tanto mi colega como yo, decidimos comer a la hora British. Elegimos un sitio que parecia combinar buen precio con calidad y nos equivocamos. Comimos una terrible y flatulenta Pie rellena de un liquido viscoso marron que prentendia ser una deliciosa de salsa con trozos de higado y ternera. Mantuvimos el tipo pues lo importante era alimentarse y energizarnos para el resto el dia (y lo ibamos a necesitar). Ya en la parada del bus me acerque al busero y amablemente le dije "Queria dos tickets para Five Ashes, please". El hombre, parco en palabras, y mas bien antipatico, ni me miro y me respondio "Que tipo de ticket quiere?". Yo respondi "Dos de ida para Five Ashes, please" como reafirmando mi destino. Pocos minutos despues de salir pasamos por un pueblo llamado Five Ash Down y esto nos hizo sospechar... Veinte minutos despues le pregunte a un pasajero por nuestro destino y su cara de terror y sopresa fue muy reveladora. "Creo que tienen que bajarse del bus" respondio con una flema muy local. Traducido a un tono mas latino seria algo como "Bajate del bus ya gilipollas, estas perdido". Bajamos del bus y nos encontramos en el medio de la campiña sin tener ni pajolera idea de donde estabamos. Tras preguntar a varios amables nativos fuimos conducidos en una direccion que debia llevarnos a nuestro destino. Despues de una buena caminata nos vimos en un pueblo semi-civilizado donde pudimos volver a preguntar donde diablos estabamos. Alli un amable lugareño nos revelo tres terribles verdades: 1) que habiamos ido direccion Finisterre queriendo ir Asturias; 2)que la unica forma de solucionar el entuerto era cogiendo un tren que nos llevaria de nuevo a Ukcfield (donde no habia buses para nuestro destino pero eso no lo sabiamos...todavia); 3) que el busero habia deducido que, como somos extranjeros y no nos enteramos, en realidad cuando dijimos Five Ashes queriamos decir Five Ashes Down. Asi que, en vez de aclararnos la situacion, decidio vendernos el billete para el pueblo que mas se pareciera al nombre de un pueblo dentro de su recorrido. Mas tarde comprendimos que el busero debio habernos dicho: "Caballeros, ¿estan ustedes seguros que quieren ir a Five Ashes y no a Five Ash Down?, ¿no saben que no hay autobuses a Five Ashes desde aqui?".Pero no lo hizo, al contrario, el solito decidio lo que queriamos hacer. Asi que, en pleno ataque de histeria, decidimos llamar al dueño de la granja de ensueño para que nos recogiera de donde estabamos.

Llegamos a la granja de ensueño alrededor de las 16:30 y nos pasamos el resto del tiempo llamando a hoteles para encontrar dos camas en Tubridge Wells, donde queriamos pasar la tarde del sabado. Al final econtramos una casa de huespedes pero debiamos llegar alli antes de las 19:00 pues los dueños se iban fuera a cenar, eran las 17.30. Vimos la granja de ensueño en pocos minutos y a las 17.38 corrimos a pillar el bus que vimos pasar a las 17.41 delante de nuestras narices cuando estabamos a 10 metros de la parada. Los gritos y brazos agitandose no valieron de nada. "Si no hay gente en la parada no hay que parar" - habra pensado el cruel busero. Pero la cosas aun iban a salir peor. Cuando llego el ultimo bus del dia a las 18.36 no teniamos efectivo para pagar los billetes, no el suficiente, y tuve que convencer al busero para que aceptara las libras y un billete de 10 euros (evidentemente salio ganando). En ese momento ya estabamos en un estado preocupante de insensibilidad a la adversidad, mas cerca de la locura que de la sensatez, y riendo descontroladamente ante cualquier evento inusual. Finalmente llegamos al pueblo destrozados por el estress acumulado y aunque la noche fue altamente satisfactoria no duramos mucho. Al dia siguiente visitamos la zona historica del pueblo bajo una lluvia fria y constante y encontrando casi todo cerrado porque era domingo. Finalmente decidi cambiar de planes (que originalmente eran volver a Ukcfield para pillar el tren a Cambridge) y coger un tren desde donde estabamos para volver al hogar y no volver nunca mas a Uckfield. Mi amigo tuvo que ser llevado a la granja de ensueño por un familiar del dueño pues no habia buses. Acabe el fin de semana pedaleando desde la estacion de Cambridge a mi casa durante unos 30 minutos, golpeado por un viento frio y una lluvia torrencial. Sin duda fue un fin de semana terrible, unico e inolvidable, una autentica experencia.

A continuacion presento el plan original y entre parentesis la realidad, que fuimos descubriendo sobre la marcha: Tres cambios de trenes de Cambridge a Uckfield, llegada 12.20 de Sabado (correcto). Bus the Uckfield a Five ashes (incorrecto; no existen). Ver la granja de ensueño y despues pasar la noche del sabado en la semi-ciudad Tunbridge Wells para salir de pubs, pillar el hotel nada mas llegar alli (incorrecto: habia que buscar hotel con antelacion). Bus de Five Ashes a Tunbridge Wells par ir el sabado y volver el domingo (incorrecto: no hay buses los domingos y el ultimo del sabado es a las 18.36). El domingo coger el tren de Uckfield a Cambridge (grave error: no hay buses de Five Ashes a Uckfield, no hay trenes de Uckfield a Londres los domingos, la conexion implicaria un bus y dos trenes solo para ir a Londres). ¡Aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaah!