21 feb. 2010

HISTORIAS DE DOS RUEDAS

Os presento a Mortimer The Second. El ínclito corcel metálico de sólida estructura y duro galope. En poco se parece a su predecesor, el inolvidable Mortimer (primero!?). Uno azul el otro negro, uno Itálico-mediterráneo el otro estrictamente Británico insular, el primero elegante y ligero, el segundo pesado y basto, uno pagado en libras el otro en dosis de adrenalina. Mortimer 2nd, con una única cuesta real en toda la ciudad (hay otras pero son de pendiente despreciable para el ojo humano, no así para mis pobres piernas decadentes) y con un mundo no hostil a su alrededor, lo tiene mas fácil.

Cambridge es universidad y bicicletas. He leído que el 25% (1 de cada 4) de la población de esta ciudad va en bicicleta a trabajar y yo soy uno de ellos. Me parece una proporción sin duda exagerada si es real. Lo que si es cierto es que la presencia ciclística es notable. El respeto de los vehículos de motor hacia los ciclistas es general y los carriles bici abundan en la ciudad. Problemas: en el centro, en hora punta, ya empieza a ser difícil encontrar un sitio para dejar a Mortimer 2nd, también en hora punta, en algunas vías, hay un insólito trafico de bicis. Baches, carriles bici imaginarios, vamos lo normal, nadie es perfecto.

El clima no es un problema. Aquí no llueve tanto como parece y para eso y el frio hay impermeables, guantes y gorros. Nunca hace demasiado calor lo cual, reconozco, es otra gran ventaja para no llegar chorreando al trabajo. En cuanto al hurto…la posibilidad siempre existe pero la siento, digamos, menos probable. Recomendaria a viajeros que vengan a pasar el dia a Cambridge a alquilar una bici y disfrutar de sus calles y parques como auténticos lugareños pero son un poco careros (unas 10 libras al dia). De todas maneras presionad AQUI si estais interesados.

La gente se reproduce, consume, trabaja, compra, emigra y las ciudades no dejan de crecer. El ruido del trafico y la congestión son las primeras causas del desasosiego urbano. La bicicleta es un buen complemento para contrarrestarlo y es la perfecta excusa para moverse en un mundo laboral estático e hipocalórico donde el tiempo libre es un valor escaso que pocos quieren invertir en hacer deporte (y lo entiendo). La inversión en infraestructura bicicletil vale la pena pero también tiene que haber conciencia social si no lo único que tenemos son carriles bici vacíos. Este tipo de transporte se convierte, en muchos casos, en la mejor opcion para moverse. En la gran urbe Londinense ya hay planes para impulsar este medio de transporte con varias cosas como por ejemplo lo que llaman Cycle Superhighways. Es una opcion para residentes perifericos que busquen otra forma de ir al centro. Tampoco es mala idea alquilar una bici en Londres para hacer algo diferente en vuestra proxima visita, hay muchas zonas pedaleables (presionen AQUI por favor si estan interesados).

La bici te hace sentir bien en cuerpo y mente, es barata y asequible.¡En este sentido estoy completamente adaptado! ¡Amigos y amigas, viva las bicicletas y larga vida a Mortimer The Second!